Educar en salud

Juguemos en el bosque

La recreación, que se define como momento de ocio, juego y entretenimiento es también la oportunidad que tenemos los seres humanos de compartir con otras personas y socializar.

Para hablar de una niñez saludable y feliz, es necesario abordar muchos aspectos de la vida de los más pequeños del hogar, la recreación y los momentos de lúdica son algunos de esos aspectos que, aunque a veces cobran poca relevancia, son fundamentales no solo para tener hijos felices, sino también para que sus procesos de formación sean provechosos y exitosos.

La recreación, que se define como momento de ocio, juego y entretenimiento es también la oportunidad que tenemos los seres humanos de compartir con otras personas y socializar, siendo esta última, una necesidad de todo ser humano desde que nace; y es que es precisamente la coexistencia con el otro, lo que debemos empezar a inculcar en los más pequeños para que, al alcanzar la juventud o la adultez, la vida en comunidad no represente una dificultad.

El artículo 44 de la Constitución Política de Colombia reza: “Son derechos fundamentales de los niños: la vida, la integridad física, la salud y la seguridad social, la alimentación equilibrada, su nombre y nacionalidad, tener una familia y no ser separados de ella, el cuidado y amor, la educación y la cultura, la recreación y la libre expresión de su opinión”

Si se tiene en cuenta que la recreación y el juego son aspectos fundamentales en la formación de la personalidad de los niños, incentivan la creatividad y los prepara para la vida adulta; y de la misma forma, los espacios para el juego y la lúdica les permite reconocer diferentes ambientes y entornos, así como convivir con la diferencia y aprender a tolerarla; negarle este tipo de espacios a los niños es una situación que puede ser catalogada como maltrato infantil en la medida en que la salud mental de los pequeños y su normal desarrollo puede llegar a verse afectado. Vale la pena resaltar que los derechos de los niños prevalecen sobre los derechos de los demás.

Si antes los niños pedían más tiempo en el parque con los amigos, la realidad hoy es que niños y adolescentes demandan más tiempo con la consola de video juegos.

Es responsabilidad entonces de los padres de familia y de las personas que rodean a los niños, propiciar espacios de esparcimiento y juego que le aporten a la formación de los más pequeños de la familia.

Pero ¿Qué hacer cuando son los mismos niños los que se niegan la posibilidad de socializar y aprender a través del juego? Los niños de hoy son la generación que nace y crece a la par de las nuevas tecnologías y esto representa sin lugar a duda, un reto para los nuevos padres. Es común que en las habitaciones de los niños hoy, haya televisores, computadores, celulares, tablets, reproductores de música y todo esto desencadena en que los más pequeños ya no sientan la necesidad de salir de su casa para encontrar la diversión.

Si antes los niños pedían más tiempo en el parque con los amigos, la realidad hoy es que niños y adolescentes demandan más tiempo con la consola de video juegos; y si le añadimos a esto que en la actualidad, los padres de familia están más ocupados y la cantidad de responsabilidades que los agobian, no les permite en muchos casos brindar un acompañamiento adecuado en los procesos de formación y aprendizaje de sus hijos; la situación puede llegar a ser preocupante en el sentido que no sabemos a qué se exponen los niños en medio de la virtualidad.

La invitación a los padres de familia es a buscar un punto de equilibrio entre los momentos de lúdica y esparcimiento que le permita a los niños socializar y hacer parte de un entorno de aprendizaje, sin erradicar por completo un acercamiento a los dispositivos electrónicos que, con un uso moderado y el acompañamiento adecuado por parte de adultos responsables, también permiten adquirir conocimientos y desarrollar destrezas como es el caso de los video juegos.

Lo más importante de todo esto es poder compartir con los niños tiempo de calidad y que estos se sientan siempre protegidos y acompañados. Una salida al parque en familia, un espacio de la casa destinado al juego en el que se incluyan ayudas didácticas (aprender jugando) y por qué no, aprender a jugar su video juego de turno; son algunas claves para que esta etapa de la vida sea feliz y productiva en los más pequeños.

Compartimos un video del canal Maternidad Blanca que nos da una idea de la importancia del aprendizaje por medio del juego: https://www.youtube.com/watch?v=K1clVbhXmKY

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *