Educar en salud

La maternidad en tiempos de liberación femenina

Hoy en día las mujeres postergan cada vez más la maternidad, algunas incluso anulan la posibilidad de concebir justificado en que su carrera y realización profesional se ven truncadas al ser madres.

Redacción: Vida y Salud

Mucho se ha hablado ya de la liberación femenina y de los cambios que esta ha traído al concepto tradicional de familia que se ha tenido durante años, y es que la maternidad al estar directamente ligada a lo femenino se ha convertido en centro de polémicas, pues a lo largo de los años, esta ha pasado a un segundo lugar en las prioridades de muchas mujeres e incluso, para algunas, es un tema que no les interesa.

Años atrás, el papel de la mujer en la familia y en la sociedad estaba claro: eran amas de casa, esposas y madres abnegadas al servicio de sus familias; no trabajaban (las labores del hogar y como madres no eran consideradas un trabajo), no tenían derecho a votar ni a opinar sobre la situación del país, eran sumisas, recatadas y calladas.

Pero fue a finales del siglo XIX y con una ola de cambios políticos, económicos y sociales que, en los países desarrollados, las mujeres empezaron a tomar partido en las decisiones políticas a través del voto femenino, entraron a hacer parte de la clase obrera trabajadora y al salir de casa vieron un mundo de posibilidades diferente al de ser esposa, madre y ama de casa.

Desde entonces y hasta nuestros días, las mujeres siguen luchando por una libertad que todavía no es completa y que deben reclamar a cada paso que dan, tienen que ingeniárselas para combinar su profesión con el oficio de ser mamá, trabajan todo el día y llegan a sus casas a atender a sus hijos y sus esposos; en resumen, el panorama sigue siendo desfavorable para ellas.

Entonces, surge una pregunta, ¿es por todo esto que las mujeres ya no quieren ser mamás? Las mujeres cada vez tienen menos hijos, mientras que en Estados Unidos el 48% de las mujeres entre los 18 y 44 años no tienen hijos, en Colombia se ha evidenciado una relación directa entre el nivel educativo y el número de hijos de cada mujer; mientras más alto sea su nivel educativo, menos hijos tiene y viceversa.

Cuando se queda embarazada después de los 40 años, el riesgo de perder el bebé es el doble que el de un embarazo entre los 20 y los 30 años.

Las razones para cerrarle la puerta a la maternidad van desde las condiciones sociales adversas, pasando por la intención de realizarse profesionalmente y los obstáculos que los hijos representan para este objetivo, hasta la negación a renunciar a su libertad.

Para muchos, no ser madre, es una decisión egoísta y que va contra la naturaleza; frente a esto muchas líderes feministas afirman que se es ante todo mujer y la maternidad es una de las infinitas posibilidades y proyectos de vida que puede tener una mujer a la que se le puede decir libremente sí o no.

Otras mujeres, menos radicales, han optado por aplazar la maternidad en lugar de anularla por completo, por ejemplo, en España en el 2005, 16.512 mujeres fueron madre después de los 40 años, cifra que a la actualidad se duplica con 35.666 mujeres que le dijeron sí a la maternidad después de los 40 cuando ya tienen una profesión sólida y una vida estable.

Si bien, el llamado reloj biológico es un factor importante cuando se toman este tipo de decisiones, puesto que después de los 35 años disminuye la posibilidad de embarazo y aumentan los riesgos tanto para la madre como para el bebé si éste se da, esas son algunas eventualidades que las mujeres de hoy están dispuestas a asumir con el fin de no supeditar ninguno de sus roles, ni anteponer su desarrollo profesional a su familia.

Hoy en día, gracias a los avances científicos y tecnológicos, las técnicas de reproducción asistida, tales como la inseminación artificial, la fecundación in vitro, entre otras; aunque son cuestionadas por algunos sectores de la sociedad, son una opción para las mujeres que postergan la maternidad, pues el reloj biológico deja de ser un determinante para dar este paso.

Vale la pena reflexionar sobre el tema y analizar las razones por las cuales las mujeres de hoy no quieren ser mamás, ¿se sienten solas en la tarea?, a pesar de la liberación femenina, ¿todavía les toca escoger entre ser madres y profesionales?

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *