Los jóvenes opinan

Los jóvenes opinan: Equilibrio: bien por dentro y por fuera.

Entradilla: En la actualidad es preocupante ver a jóvenes sometiéndose a estrictas rutinas de ejercicio y dietas que atentan contra su vida con el fin de cumplir con los estándares de belleza establecidos por la sociedad.

 

Por: Alexander Arroyave

Estudiante de comunicaciones Eafit

 

La belleza es un negocio promisorio según el periódico El Tiempo, dicho sector recibe cerca de 7,7 billones de pesos anuales, representados en una variedad e infinidad de productos y tratamientos estéticos, que prometen “embellecer” a los hombres y a las mujeres conduciéndolos a ostentar estereotipos de una belleza exterior que los hace olvidar la importancia de los valores o principios que fueron cimentados desde pequeños en sus hogares.

Estos jóvenes de hoy, se dejan deslumbrar por la estética de modelos foráneos que no reflejan verdaderamente lo que sienten por dentro, el objetivo con esta columna para esta edición de Vida y Salud, es el de cuestionar ¿cómo se podría equilibrar la balanza para que un jóven pueda estar bien por dentro y por fuera?

Natalia Ramírez, estudiante de octavo semestre de Negocios Internacionales, explica: “para lograr una aceptación propia, la persona primero debe definir que es para sí mismo un equilibrio, normalmente se habla de manera muy general del equilibrio y de la espiritualidad y esto es algo que la persona puede llegar a definir de acuerdo a sus expectativas de vida, al entorno socio económico y cultural y a las expectativas para el futuro, la clave está en estar satisfecho consigo mismo; hacer el bien, puesto que uno se complementa como persona cuando se tiene una cotidianidad constructiva. Tener respeto con el prójimo es algo que falta mucho en la cultura, el solo hecho de no incomodar a los demás no es suficiente. Debemos ser más proactivos en lo que respecta mejorar nuestra sociedad. Controlar el ego también puede ser una clave para ese equilibrio. Si bien el ego es algo inherente al ser humano, este a veces se puede dispersar y distraer en apreciaciones efímeras y planas como las redes sociales con los likes, quitándole la valoración individual que cada uno tiene de si mismo”.

Natalia agrega que cuando hay aceptación y balance de si mismo, uno acepta sus defectos externos y se muestra como es, ya que el valor principal de alguien está en lo que hace y el impacto que este puede generar en su entorno. Además, siempre van a existir estandares de belleza que no puedes alcanzar y que se manejan de diversas maneras en cada sociedad.

Es posible tener una vida equilibrada, sentirse bien por dentro y reflejarlo por fuera cuando se acepta lo que cada uno es y se trabaja sobre esto para mejorar no solo en el sentido estético sino también en el aspecto espiritual.

María José Aristizábal, estudiante de quinto semestre de Comunicación Social, comparte el punto de vista de Natalia, al respecto de que las acciones ayudan al equilibrio interior y al mismo tiempo a que se reflejan en el exterior. María, muestra su perspectiva desde las acciones, palabras y gestos, que se tienen día a día: las personas expresan todo lo que se tiene por dentro. Cuando estás lleno de energías y sentimientos, positivos, así te muestras a las demás personas a la hora de interactuar, cuando no tienes nada bueno, las personas percibirán tu vacío interior, señala María José.

Ella, considera que para conseguir una paz interior los jovenes deben reflexionar acerca de sus actos día a día, evaluarse frente a sus actos ante los demas y orientarse a mejorar cada dia, María José también aconseja que las personas deberían realizar ejercicios espirituales donde puedan hablar con su “yo” interior, encontrando tranquilidad emocional y mental, en un mundo tan saturado de información.

Susana Arona Medina, también estudiante de Comunicación Social, apoya la idea de la meditación diaria. Señala que: aunque es importante el conocerse a uno mismo, es algo que las personas en la mayoría de los casos dejan en segundo plano. El conocimiento interior y consciente refuerza fortalezas y ayuda a identificar debilidades.

Susana agrega que: “la clave para el equilibrio interior es definir la visión y misión de cada uno en el mundo, teniendo en cuenta que éste está lleno de diversidad. La diferencia saca a relucir la verdadera luz de las personas. Para encontrar el equilibrio interior debemos olvidarnos de nuestro exterior o el físico, pues en la mayoría de los casos solo nos limitamos a percibirnos como materia, pero somos más que eso: somos alma, somos espíritu, somos una creación que viene desde adentro. Estamos tan concentrados en lo material; en lo que envejece; en lo que muere, que no permitimos que florezca nuestra esencia real.

Vida y Salud y su columna los Jóvenes opinan, concluyen que si bien los productos de belleza pueden ayudar a transformar la apariencia personal de los jóvenes generando en otros percepciones positivas de la imagen, no es suficiente, siempre es importante trabajar y fortalecer el ser interior para que se refleje en el exterior de una manera natural y asi aflorará la escencia de un ser integral y equilibrado que trasmite paz y armonia a cada par del universo y esto se irradia sin esfuerzo y sin mucho dinero y de esta manera escapamos además de las redes del consumismo desbordado que cada día impone estándares de belleza inalcanzables que deterioran nuestra individualidad.

¡Qué bueno es sentirse bien por dentro y por fuera!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *