Los jóvenes opinan

Los jóvenes opinan sobre la paternidad y el rol del hombre en el hogar

La liberación y el empoderamiento femenino ha sido algo que, en los últimos 50 años ha transformado la forma de vida en familia; y esta situación ha llevado a que, así como el rol de la mujer ha cambiado, también el papel del hombre, sobre todo en el hogar, se torne diferente.

Vida y Salud, en su especial de Masculinidades y para la columna de los jóvenes opinan, abordó a cuatro jóvenes de la ciudad de Medellín, entre los 19 a los 26 años, que hoy nos comparten cuál es su visión del rol que cumplen como hombres en sus hogares y cuál es su postura frente a la paternidad.

Tito Alejandro, es un estudiante de ingeniería biomédica que describe su estilo de vida como bueno, es un apasionado por su carrera y en su tiempo libre disfruta de tocar la guitarra, hacer algún deporte o jugar en su Xbox; a pesar de su corta edad (20 años), Tito tiene claro que parte de su proyecto de vida es convertirse en padre más adelante y afirma que esta figura no es solo el proveedor de dinero para el sustento en el hogar, sino que es esa persona que guía y da herramientas a sus hijos para crecer; “el hombre en un hogar debe ser como una viga que sostiene y apoya”, resalta.

Según Tito Alejandro, el padre debe estar en la capacidad de brindar un acompañamiento continuo en todos los ámbitos de la vida de sus hijos y ve como algo completamente normal, el hecho de que algunos hombres hoy en día se dediquen a las tareas del hogar y al cuidado de sus hijos mientras sus esposas van a trabajar para conseguir el sustento de su familia, sin embargo, es enfático en afirmar que este cambio de roles no es la solución a la búsqueda de la equidad de género.

Por su parte, Pablo de 21 años, es un apasionado del derecho que dice tener un estilo de vida sedentario, que sale poco y ocupa su tiempo entre la universidad y la lectura que es lo que prefiere hacer en su tiempo libre, además de algunas salidas esporádicas.

Quiere ser padre cuando termine su carrera y “siente cabeza”, al preguntarle sobre lo que es ser padre, Pablo sostiene que: “creo que desde hace mucho tiempo en Colombia el rol del padre se desligó del mero sustento económico. Ahora se espera que un padre este íntegramente relacionado con todo lo que tiene que ver con la crianza de los niños en el hogar y de guiarlos y corregirlos”. Para Pablo, la paternidad es estar al pendiente de la crianza de los hijos, no solo de manera económica, sino también enseñándoles cosas y corrigiéndolos cuando se equivocan. “Un padre debe ser muy activo en el desarrollo de la personalidad del menor para que así este crezca de forma saludable”.

Con respecto al rol del hombre en el hogar, Pablo coincide con la opinión generalizada de que, hoy en día, gracias a movimientos progresistas y feministas que buscan la igualdad, se puede decir que ahora un hombre puede cumplir cualquier rol en el hogar, ya sea criar a los niños y no trabajar, o como ha sido normalmente en la familia tradicional, que es el hombre quien trabaja y lleva el sustento económico. “Vivimos en una época de cambio y como tal la igualdad de género predomina en muchas cosas del día a día”.

No considera que haya que “crucificar” a los hombres que hoy se encargan del hogar en el sentido que antes lo hacía la mujer. Es un modelo de familia nuevo, que se está empezando a vislumbrar por todos los movimientos feministas que han emergido en la última década. “Ahora es muy normal ver que la mujer sea quien lleve el sustento económico a la casa y que sea ella quien trabaje mientras el hombre se dedica a cuidar a los hijos y a criarlos”. Este tipo de situaciones, según Pablo, es una forma de definir la equidad de género: iguales deberes y obligaciones, además es un buen comienzo para enseñarle a los más pequeños este tipo de conceptos que son tan discutidos hoy.

“Un padre debe ser muy activo en el desarrollo de la personalidad del menor para que así este crezca de forma saludable” : Pablo González Sierra, 21 años.

Jacobo, es un apasionado por la música y la tecnología que define su estilo de vida como sedentario y divide su tiempo entre la universidad y la música (toca la batería)

A sus 20 años, aún no se decide sobre incluir o no la paternidad en su proyecto de vida; pero tiene claro que el rol de un hombre en el hogar y como padre, es el de dar protección y estabilidad, saber dar lo mejor a los hijos y formarlos integralmente, para que crezcan con fortaleza y no necesariamente darles todo lo que pidan. Según Pablo se trata de una misión más enfocada a la educación que, en el sustento económico, aunque este aspecto no deja de ser importante; piensa que el hecho de que los hombres se dediquen a las tareas del hogar y al cuidado de sus hijos mientras sus esposas salen a trabajar es igualmente válido que la situación opuesta, ya que rompe esquemas machistas que aún son la regla.

Y, por último, Daniel, es un estudiante universitario que se define como un apasionado por los viajes y por ayudar a los demás, está en constante búsqueda de realizar todos sus sueños profesionales, familiares, laborales y personales, mediante actividades que disfruta como viajar, estudiar y trabajar.

Le gusta hacer deporte, compartir con su familia y disfrutar de la naturaleza, a sus 26 años sabe que no quiere ser padre porque tiene prioridades académicas y personales que cumplir, ve al hombre como el responsable de la estabilidad emocional de las personas que conforman el hogar y quien debe brindar condiciones de vida adecuada a su pareja y a sus hijos.

Para Daniel, la paternidad es un rol muy importante en la formación integral de los hijos, ya que las actuaciones de los padres se transmiten a los hijos cuándo estos crecen, se debe dar el mejor ejemplo. No se trata solo de sustento económico, debe ser una formación desde diferentes ámbitos. El padre debe inculcar valores a los hijos para que ellos tengan todas las posibilidades de crecer como personas.

Con respecto a los padres que se dedican a las tareas del hogar mientras sus esposas trabajan, piensa que, si los padres disfrutan y quieren cuidar a sus hijos y realizar las tareas del hogar no hay nada malo en ello porque es totalmente equitativo que ambos géneros podamos realizar las mismas actividades, siempre y cuando la persona que lo haga quiera hacerlo.

Cuatro jóvenes que opinan y coinciden en varios de sus conceptos de familia moderna, masculinidad, paternidad y equidad de género, es esta tal vez una muestra de que los cambios se están dando de parte y parte y que, aunque a un paso lento, el cambio de roles tal vez esté yendo más allá y mostrando una infinidad de posibilidades que va más allá de encasillar a alguien en un rol determinado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *